Buscar

El momento de emprender es ahora

Actualizado: 18 de nov de 2020

En el contexto de crisis sanitaria que nos aqueja, sin lugar a dudas una de las frases que

más se ha pronunciado es “que de los problemas nacen oportunidades”, la cual puede sonar un tanto repetitiva y para algunos incluso muy optimista, pero para nosotros es cierta.



La expresión en cuestión, es aplicable para quienes quieren comenzar con algún proyecto,

como también para aquellos que están en una etapa más madura, en la que buscan consolidarse, potenciarse y expandirse.


Para el primer grupo, se requieren ciertos pasos previos que me permitan confirmar que mi proyecto tiene potencial para ser desarrollado. A rasgos muy genéricos, debo ser capaz de identificar la necesidad que busco satisfacer mediante mi producto o servicio. Concentrarme en el público que busco captar como clientes. Debo intentar ser atractivo económicamente -al estar en tiempos de crisis las personas son más mesuradas en lo que gastan- por lo que mis precios deben ser concordantes a tal realidad si quiero ser competitivo. Aprovechar los diferentes medios de difusión disponibles para poder captar un mayor número de personas -actualmente hay un sinfín de cursos online que te enseñan de manera gratuita poder desarrollar un acertado plan de marketing- y poder trazar un plan de crecimiento en el tiempo. Finalmente es muy importante ahorrar, ser eficiente en todo aquello que me implique un gasto sin bajar el estándar de calidad de mi producto o servicio que busco ofrecer.


Por otro lado, aquellos que ya están en una fase más avanzada, se han visto en la necesidad de adaptarse. Es aquí donde hemos sido testigos de cómo muchos negocios integraron nuevas tecnologías para trabajar, mediante diversas estrategias para mantenerse a flote y vigentes, conservando la satisfacción del cliente como objetivo, por ejemplo con el gran desarrollo en e-commerce. Pero muchas veces, esto se traduce en un gasto que se puede traducir en un problema, el financiamiento. Lo que generalmente lleva a la decisión de optar por endeudamiento, sea de manera tradicional con la banca o por medios menos convencionales (no por eso menos convenientes) como lo son las inversiones de un tercero estratégico en equity, por nombrar alguno (el que está muy de moda por cierto, en startups más consolidadas, que tengan elementos tales como la valorización de la misma).


Es por todo esto, que podemos afirmar que para ambos, el COVID-19 ha venido a establecer una bisagra en la forma de visualizar nuestros proyectos, lo que significa oportunidades. Sin ir más lejos, ha sido el empujón necesario para el aceleramiento de diversas plataformas digitales, tanto en instituciones privadas, como públicas. Lo que da ventajas -con una correcta asesoría legal- que deben ser aprovechadas a la hora de desarrollar y/o expandir mi emprendimiento o startup.


Maximiliano Lagos Pérez.

73 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo